PARA EMPEZAR NUESTROS PROYECTOS DE GOBIERNO ABIERTO

Lo recomendable es empezar con un diagnostico.

El diagnóstico constituye la primera etapa dentro de un proceso de planificación. Es la actividad a través de la cual se interpreta la realidad que interesa transformar. Generalmente, el proceso de diagnóstico empieza cuando se necesita enfrentar problemas que ya comienzan a manifestarse en la comunidad, que están siendo detectados por las organizaciones sociales o por las instituciones y que necesitan resolverse mediante acciones prácticas. Por ejemplo: falta de servicios básicos (aseo urbano, electricidad, agua, asfalto); inseguridad, desempleo, falta de infraestructura recreativa (canchas, centros culturales, parques, plazas); de infraestructura social (escuelas, consultorios, jardines infantiles, recreación), entre otros. 

¿Por qué es importante hacer un diagnóstico? 

Todos podemos saber y conocer una realidad social, pero este saber y  conocer puede ser insuficiente, parcial o equivocado. De lo contrario, actuar sin tener un diagnóstico puede traer por consecuencia:

1. Equivocarse con la selección de problemas a resolver.

2. Atender los problemas secundarios y no los principales o urgentes.

3. La posibilidad de que se entiendan mal las causas y relaciones entre los problemas. Y así, acertar parcialmente en las soluciones desperdiciando trabajo, tiempo y recursos.

4. Planificar y ejecutar acciones poco viables, por no conocer suficientemente los diferentes aspectos del problema.

También es recomendable que el diagnostico se haga de manera participativa.

El diagnóstico participativo constituye una oportunidad democrática para que toda la comunidad participe. En este sentido, las organizaciones comunitarias deberán buscar la participación amplia y activa de sus miembros y, en lo posible, de toda la comunidad, desde la definición de problemas hasta la formulación de conclusiones. Es importante que la comunidad no se limite a actuar como “fuente de información” sino que, por el contrario, conozca y participe en la formulación de los objetivos, métodos y en los resultados de la realidad que diagnostica.

DE AHÍ LA NECESIDAD DE QUE LLEVEMOS A CABO MESAS DE DIALOGO.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.